Valle de Hecho

Valle de Hecho

Pirineos


 

[ VOLVER ]Turismo : Cultura y tradiciones

Arquitectura popular


La riqueza patrimonial de estos valles es extraordinaria. Su arquitectura tradicional destaca por su alto grado de conservación y belleza.

Arquitectura popular

HECHO

Hecho destaca por su bien conservado conjunto urbano, famoso por su particular arquitectura tradicional, presidida por su monumental iglesia parroquial de San Martín. 
Encontrarnos un casco urbano con una destacada arquitectura popular con elementos tan propios como las grandes balconadas en las fachadas de piedra, pendientes techumbres de teja plana coronadas por las típicas chimeneas de formas troncocónicas y varios metros de altura. Muchas calles y placetas conservan el empedrado original. Destacamos “Casa Mazo" o “Casa Gascón" como ejemplos más notables de esta tipología. Otro modelos de construcciones populares son las bordas, cruceros o humilladeros que se levantan a lo largo de toda la población. 

EMBÚN

El caserío conforma un núcleo compacto en torno a una céntrica Plaza Mayor de gran tamaño, encerrado parcialmente por un cinturón exterior de casas entre callizos que le dan cierto aire defensivo. De la plaza parten la mayoría de calles que se acomodan a los desniveles del terreno, como la calle del Arco, todavía empedrada, que desciende en fuerte pendiente hasta el evocador paso en arco que le da nombre; otro se encuentra en las antiguas escuelas. En la construcción tradicional se usa la mampostería, a menudo revocada, y la teja –la losa es residual-; los grandes bloques de piedra se reservan para los esquinazos y las portadas, la mayoría adinteladas, con la típica muesca apuntada unas, otras con frases religiosas (calle Damas) y con escudo las infanzonas (Casa Zaragoza, Casa Feli). Las chimeneas típicas eran rectangulares y con remate de ladrillo pero apenas quedan ya (calle San Miguel). La antigua herrería se ha rehabilitado como Museo del Palotiau y de la Herrería para dar a conocer el dance local (recuperado recientemente), los boliches y el oficio de herrero.

SIRESA

Este conjunto urbano de fuerte carácter montañés se configura a lo largo de una calle que circunda el barranco, con el barrio alto en un extremo, en torno a la plaza de la Virgen, y el arrabal en el otro, junto al monasterio, por donde antaño entraba el camino de herradura de Francia. Aún hay casas (Organero, Agustiné y Pizuela entre otras) que conservan las características arquitectónicas del valle de Hecho. Son individuales, de tres o cuatro plantas, de mampostería a menudo encalada, con las portadas de piedra adinteladas y las fachadas animadas por balcones y galerías de madera o forja. Los tejados son de pronunciadas vertientes y rojiza teja plana, rotos a veces por vanos abuhardillados de influencia francesa. De las antiguas chamineras troncocónicas queda la de Casa Berdolé. Conserva las escuelas y el horno (hoy museo) y hacia el norte abundan las bordas.

URDUÉS

Este pequeño conjunto urbano está formado por un reducido número de casas que se disponen a uno y otro lado de una larga calle principal distribuidas en dos barrios, alto y bajo, y con un pequeño arrabal al otro lado del barranco, junto a la iglesia. Aunque muy renovadas, todavía se aprecian las características arquitectónicas típicas del valle de Hecho, esto es, casas individuales de tres o más plantas, separadas por gallizos (callejones), y construidas en piedra, con pequeños vanos y tejados de pronunciada inclinación a dos, tres y hasta cuatro vertientes cubiertos por la teja plana de la zona. Casa Mingué, Casa Arrigaz y Casa Chaime han mantenido bien el aspecto tradicional. Las dos últimas conservan incluso las antiguas chimeneas troncocónicas con espantabrujas de remate, aunque son más habituales las chimeneas cuadradas propias de hogares adosados al muro de tipo francés. La cercanía del país vecino se aprecia también en la introducción de pequeños vanos abuhardillados (mansardas) para iluminación de la falsa bajo el tejado. En el arrabal destaca la antigua casa abadía por el bello efecto creado por sus ventanas y portada de piedra, con la cruz labrada encima de la clave del arco. Junto a ella, aunque moderna, llama la atención la doble galería de madera de Casa Cabalero.