Valle de Hecho

Valle de Hecho

Pirineos


 

[ VOLVER ]Turismo : Agenda turística

Productos gastronómicos artesanales


Hecho es el valle de la comarca de La Jacetania que mayor carga de industria gastronómica artesana tienen. Sus vecinos han sabido generar una amplia, bien dimensionada y asentada industria artesana que compagina a la perfección, y también se complementa, con el sensible entorno natural en el que se desarrolla.

Productos gastronómicos artesanales

Aquí podríamos enmarcar los ricos embutidos artesanos que elaboran las carnicerías chesas con las carnes de las vacas, ovejas y cerdos que se crían en plena naturaleza. Deliciosos chorizos, longanizas, incluidas las elaboradas con carne de ternera, especialidad de estas tierras, tortetas, morcillas... Excelentes alimentos, cien por cien naturales, que se pueden adquirir en las carnicerías de Hecho.

En el núcleo de Embún también han sabido aprovechar las propiedades que las aguas del Aragón Subordán otorgan a sus tierras. De ellas surge un tipo de legumbre autóctono exclusivo de este valle, el boliche. Una especie de alubia grande, pero de suave textura y sabor, que se produce artesanalmente en este núcleo del valle de Hecho y del que hay cinco variedades: blancos, amarillos, negros “coloraos” y “de la Pilarica”. Todas ellas se pueden degustar y adquirir Casa Bertolo, en el mismo núcleo de Embún, teniendo en cuenta que se trata de una producción artesanal y familiar, muy limitada y de gran calidad reconocida, que convierten a esta legumbre en un producto único.

Al margen de las Chesitas, los dulces y la repostería que ofrece el valle en sus establecimientos panaderos también son artesanales y de gran calidad, contribuyendo a endulzar la contundente gastronomía chesa.

Como industria, una de las más veteranas es la Cooperativa Selva de Oza, dedicada desde hace casi 20 años a la repostería artesanal. Todos sus productos, cinco clases de galletas que se comercializan con la marca “Chesitas”, magdalenas integrales, un rosco y una torta, están elaborados de manera artesanal y con ingredientes totalmente naturales. No hay ningún aditivo artificial, nada de conservantes, ni aromatizantes. Anualmente producen 55.000 envases de galletas y eso que su distribución se imita al Pirineo, incluyendo la vertiente navarra, y la ciudad de Zaragoza, sin entrar en las grandes superficies.

La última industria gastronómica artesanal en implantarse en el valle ha sido la fábrica de cerveza Pirineos Bier. Un microcervecería ubicada a las puertas de la Selva de Oza, que desde el año 2011 elabora sus propias recetas, basadas en el buen hacer de sus responsables y los mejores productos, destacando la calidad del agua del manantial que emplean para su producción. Pirineos Bier ofrece cervezas de alta calidad, únicas y diferentes, de gran sabor y con cuerpo, que son producidas con los métodos más cuidados y respetando los tiempos de elaboración. En el mercado se pueden encontrar cuatro tipos distintos de esta excelente cerveza: Blond Ale, Pale Ale, la Stout o Negra, y la de trigo.


Más información: Gastronomía. Herencia pastora